¿Por qué oro?

Es un activo tangible con valor inherente

El oro físico es un activo real y tangible. Es indestructible, imposible de crear de forma artificial, como intentaron los alquimistas durante muchos siglos. Su extracción de las minas es difícil y costosa, por lo que el oro adquiere un valor inherente, en contraste con el llamado oro papel, que carece de ese valor inherente.

No tiene riesgo de contraparte

El oro físico no tiene riesgo de contraparte, como otros activos como las acciones o los bonos del Tesoro, cuya rentabilidad depende de que la otra parte tenga la capacidad para afrontar el pago. Esa contraparte, también, está sujeta a la posibilidad de sufrir una quiebra, que afectaría al tenedor de los títulos. En cambio, el poseedor de oro no tiene de qué preocuparse, porque éste tiene valor intrínseco. El oro papel, por el contrario, tiene riesgo de contraparte en todos sus formatos (futuros, certificados, ETF…).

Es un bien escaso

Los yacimientos de oro son relativamente escasos en el mundo y habitualmente presentan dificultades para acceder a las vetas del metal. Por tanto, el suministro de oro es un recurso limitado, lo que explica por qué se le considera un metal precioso. Su escasez refuerza su valor inherente.

No puede perder su valor

Debido a sus características y propiedades físicas, el oro no puede perder su valor, por lo que es inmune a las injerencias políticas. En comparación con él, el llamado dinero fiat está sujeto a constantes devaluaciones, gasto público, expansión cuantitativa por parte de los bancos centrales y rescates del sistema financiero.

Debido a esta característica, el oro ha sobrevivido a todos los sistemas monetarios durante miles de años.

Es un depósito de valor

El oro es un depósito de valor de primer orden. El oro físico, ya sea en forma de lingotes o monedas, retiene su poder adquisitivo durante largos periodos de tiempo, a pesar del progresivo incremento de los precios de bienes y servicios.

En cambio, las divisas fiat como el dólar estadounidense no son depósitos de valor y su poder adquisitivo va decreciendo progresivamente, minado por la inflación o la subida del índice de precios.

Las divisas fiat tienen una larga tradición de pérdida de valor, desaparición o devaluaciones durante su circulación. Por ejemplo, desde que se creó la Reserva Federal estadounidense en el año 1913, el dólar estadounidense ha perdido un 98% de su valor en relación con el oro, por lo que se puede decir que la moneda ha perdido el 98% de su poder adquisitivo. El oro, mientras tanto, ha retenido su valor.

Es una defensa a largo plazo contra la inflación

A la capacidad del oro físico de retener su poder adquisitivo a lo largo del tiempo se le ha denominado la “constante del oro”. Esta constante refleja el hecho de que el poder adquisitivo del oro se mantiene constante durante largos periodos de tiempo y existe debido a que el oro se adapta a los cambios y expectativas futuras de la inflación. Por tanto, el oro es una defensa a largo plazo contra la inflación.

Es aceptado universalmente

El oro es aceptado como dinero de forma universal en todo el mundo y cuenta con un mercado global muy líquido que permite amplias oportunidades de venta de monedas y lingotes. Esto significa que en cualquier ciudad del mundo se pueden vender.

El oro es ajeno al sistema bancario

El oro físico es uno de los pocos activos que permanecen al margen del sistema financiero. No está emitido por ninguna autoridad monetaria, banco central o gobierno, por lo que mantiene su independencia. Acumular oro físico, depositado en una cámara acorazada no bancaria, permite mantenerse al margen del sistema financiero.

No tiene riesgo de quiebra

A diferencia de los bonos del tesoro, el oro no tiene riesgo de quiebra, ya que no ha sido emitido por ninguna autoridad que pueda quebrar. Los lingotes y monedas de oro no son obligaciones de nadie. No puede quebrar ni convertirse en insolvente, por lo que no es necesario confiar en ninguna otra parte cuando se acumula oro físico.

Cobertura de divisas

Existe una relación inversa entre el precio del oro y el dólar estadounidense: por lo general, el precio del oro se mueve en dirección opuesta al dólar. Por tanto, acumular oro puede servir de cobertura del dólar y ayudar a gestionar el riesgo de cambio de las carteras denominadas en dólares.

El oro se puede heredar

Los lingotes y monedas de oro son una forma ideal de dejar herencia a los sucesores. El oro es un activo real, tangible, valioso y tiene un mercado con enorme liquidez. Por ello, constituye un activo idóneo para transmitir la riqueza a las siguientes generaciones.

Además, el oro físico se fabrica en pesos determinados, como onzas troy y kilogramos, por lo que se puede distribuir de forma equitativa entre los receptores y puede establecer el reparto en testamentos y fideicomisos.

© MIDAC Todos los derechos reservados