El oro es un gran escudo protector contra los actuales avatares económicos y sociales

El oro sigue siendo una inversión atractiva, incluso después de que los precios subieron a máximos de varias semanas, cuando el martes 23 de junio su precio fijado en 1.767 dólares la onza alcanzó cotas no recordadas desde el 12 de octubre de 2012. Ya desde el inicio de semana la onza de oro madrugó por encima de los 1.755 dólaresllevándose cerca del máximo de varios años por encima de los 1.764 dólares que se alcanzó el pasado 18 de mayo.

El aumento en los precios coincidió con un rebrote récord en los casos de coronavirus a nivel mundial y un gran salto en las entradas de oro para el fondo cotizado en bolsa SPDR Gold Shares el viernes, según un informe de Hussein Sayed, estratega jefe de mercado de Forextime FXTM que cita Allen Sykora.

Sayed señaló que a algunos inversores no les gusta el oro como clase de activos, ya que no paga intereses. Sin embargo, continuó el estratega, esos inversores pueden encontrar el metal precioso «una mejor alternativa a muchas otras clases de activos» en el entorno macroeconómico actual.

«La recuperación del mercado de valores claramente está perdiendo fuerza y ​​no hay muchos incentivos para mantener el mercado alcista funcionando por más tiempo«, indicó Sayed. “Los precios de las acciones ya han descontado las tomadas por los bancos centrales de todo el mundo y no es probable que otra gran ronda de estímulos en esta etapa. Suponiendo que el S&P 500 permanezca en el rango de 3.000 a 3.200 hasta el final del año, se cotizará a un precio de múltiplo de ganancias de 24 a 26 veces para 2020, y de 19 a 20 veces para fines de 2021. Eso se considera lo más caro del mercado desde la burbuja de dot.com “.

Además, el rendimiento real a 10 años de Estados Unidos, que tiene en cuenta la inflación, se encuentra en territorio negativo. Los rendimientos reales en Europa son aún más bajos, continuó Sayed. El estratega de inversiones denominó esta situación como «noticia terrible» para las personas que se acercan a la jubilación ya que las pensiones caerán en valor.

«Y con los billones de dólares en estímulo del gobierno y de la Fed desde el comienzo de Covid-19, no debería sorprendernos si la inflación comienza a subir«, dijo Sayed. «Ese será otro golpe para los ahorradores«.

Todo esto «debería hacer que el oro sea una gran protección contra los rendimientos negativos, la devaluación de las monedas, un aumento inesperado de la inflación o la deflación, un desempeño económico deficiente y choques en los mercados de valores«, concluyó Sayed.


Tomado de oroinformacion.com

© MIDAC Todos los derechos reservados